Venta online brezo vallas Girona Venta productos peluqueria, belleza y estetica Xpels Venta ropa interior mujer Lintima Uniforme laboral ropa trabajo Global Uniformes Tiendas online Ecommerce ServiWebsi Créditos para su tienda online

 

 Principal

Contacto

Búsquedas en el sitio 

 

 

 

 

 

 

Historia 

 
Antiguedad Media Moderna Contemporánea


Media

Cuando los visigodos invaden Hispania, aprovechando la indefensión del Imperio Romano, todos sus territorios quedaron bajo su dominio incluida la antigua provincia Carthaginensis. De su presencia en la región quedan pocas huellas, entre las que sobresale la necrópolis del El Corralón en Los Belones.

 


La Murcia Árabe

La invasión árabe en EspañaDos años después de la invasión musulmana de España, en 713, la antigua provincia visigoda de Aurariola fue ocupada por Abs al-Aziz, aunque el conde Teodomiro, gobernador de la región, pudo pactar una capitulación favorable, quedando sometidos al pago de un tributo a cambio de cierta autonomía. En este pacto se citan siete ciudades: Orihuela, Alicante, Begastri, Mula, Lorca, Villena y Ello.


Murcia se engrandece, prospera y alcanza destacada importancia en los pacíficos años del califato, hasta que en el periodo de taifas es escenario de acciones guerreras y sufre la consecuencia de la guerra civil y del acoso castellano.

Después de una etapa en la que los almorávides logran la unificación de Al-Andalus, vuelven a surgir los segundos reinos de Taifas, entre los que Murcia alcanza la primacía gracias a Ibn Mardenix, el celebre “Rey Lobo”, que mantiene frecuentes y amistosas relaciones con Castilla y organiza la resistencia frente a los almohades.

Durante los terceros reinos de taifas, en Murcia se independiza Ibn Hud, comienza un periodo en el que la civilización y la cultura murcianas alcanzan su máxima grandeza. Lujo, suntuosidad, lugares de placer y recreo, celebres poetas, eminentes místicos, juristas, filósofos, todo se conjunta en esta brillante etapa final del Islam murciano.

Para la huerta de Murcia fue de capital importancia la política hidráulica iniciada en la época del califa Alfaken II (961-976), construyéndose entonces presas o azudes, canales y acequias lo cual supuso una gran prosperidad para los cultivos. En el siglo XIII los riegos de la huerta de Murcia aparecen estructurados tal y como hoy los tenemos, aunque las obras de mampostería son posteriores. 

La Contraparada desvía las aguas del Segura en dos tomas principales o acequias mayores: la Aljufia y la Alquibla. De estos dos cauces mayores partía una numerosa red de acequias menores, brazales y regueras, que llevaban el agua a los bancales.

 


Tierra de Fronteras



En 1243, el rey moro de Murcia firma las capitulaciones de Alcaraz, con las que se acogía al protectorado de Castilla.

De esa manera, Murcia, convertida desde ahora en tierra de fronteras se aseguraba un fuerte aliado frente al poder de sus vecinos del norte, los aragoneses, y del sur, los Alfonso X, el sabio granadinos, así como protección para las incursiones costeras de los navíos corsarios. 

Y Castilla por su parte se aseguraba una salida al Mediterráneo. Esta situación de estabilidad se altera en 1264 cuando los mudéjares murcianos, como los andaluces, iniciaron una revuelta que Castilla sofocó con la ayuda de los aragoneses. En 1266, Castilla recupera el control del territorio murciano y permite la repoblación de algunas de sus tierras por familias catalanas del reino aragonés.

Se inicia entonces, bajo la soberanía de Alfonso X el Sabio, una etapa de prosperidad de la que la ciudad de Murcia, en la que convivían cristianos, moros y judíos se beneficia especialmente. Además el establecimiento en el territorio de las órdenes militares favoreció la estabilidad de un territorio que tradicionalmente había estado amenazado por rebeliones internas, por los piratas de la costa y por la situación fronteriza del reino de Granada.

De hecho la conflictividad de la frontera sur obligo a fortificarla con castillos y torres de vigilancia. La ciudad de Lorca, reforzada con fortalezas avanzadas, como la de Xiquena, se convirtió así en centro militar de seguridad de la frontera sur, desempeñando un importante papel que a la postre, favoreció su ulterior desarrollo urbano y económico. Esta situación de conflicto persistió hasta que el reino de Granada fue conquistado por Castilla.

En este periodo destaca la arquitectura militar como la impresionante torre de la Calahorra del castillo de Aledo, los castillos de Caravaca y Moratalla (de las ordenes de los Templarios y de Santiago respectivamente, el tardío castillo de Mula, el castillo de la Concepción de Cartagena, el de Jumilla o el magnifico conjunto monumental del castillo de Lorca, en el que sobresale la Torre alfonsina.




Siguiente
 





Fuente: Eiroa, Jorge Juan. "Historia y Cultura" en "Región de Murcia", Instituto de Fomento. Región de Murcia, 1999.-

 

 

 

    

Inicio  Territorio  Municipios  Historia Murcianos ilustres Playas y deporte Arte Gastronomía Fiestas Cultura Artesanías Economía Población Contacto

serviweb servicios informáticos

 

Página web y posicionamiento SEO | Otros trabajos

 Comprar ropa en linea