Venta online brezo vallas Girona Venta productos peluqueria, belleza y estetica Xpels Venta ropa interior mujer Lintima Uniforme laboral ropa trabajo Global Uniformes Tiendas online Ecommerce ServiWebsi Créditos para su tienda online

 

 Principal

Contacto

Búsquedas en el sitio 

 

 

 

 

 

 

 

Historia de Lorca 

 

La historia de Lorca, como la de tantos otros municipios de la Región, constituye un fiel reflejo de la historia de España. Este desarrollo en el tiempo está, sin duda, marcado por su particular situación geográfica. 



La Prehistoria 

Desde la prehistoria el Valle del Guadalentín sirvió de fácil camino por la proximidad del agua y por los refugios rocosos existentes, y esto es algo que los abundantes restos arqueológicos atestiguan: las Rincón de Almendricos cuevas del Paleolítico superior, las Perneras, el Palomarico, o los Tollos, así como el primer núcleo urbano conocido, el poblado de Murviedro, cuya antigüedad se remonta al año 2000 a.C., y en el que se han encontrado un buen numero de piezas de excepcional interés, conservadas en el Museo Arqueológico Provincial. 

Pero además dentro de la Cultura Argar, Lorca ocupa un lugar privilegiado, ya que está en el núcleo de formación y desarrollo de esta cultura, así destacan los poblados del Cerro Negro, Zapata, Barranco de la Viuda, el Rincón, Cerro de la Viñas, etc., pero es, sin duda, el Rincón de Almendricos la necrópolis argárica mas relevante, declarada en 1981 Monumento Histórico-Artístico y Arqueológico.  


Visigodos, Romanos y Musulmanes

Ya en el periodo romano encontramos Eliocroca en el Itinerario de Antonio y en la Vía Augusta que unía Tarragona y Jaén. Lorca se convertirá en población de la Cartaginense, un asentamiento agrícola en el que predominarán las villae, villas rusticas romanas. Con la romanización Lorca fue sufriendo una progresiva cristianización y ya en el año 301 dos representantes de la diócesis lorquina acudieron al concilio de Elvira en Granada. 


Castillo de LorcaDe la Lorca visigoda apenas tenemos noticias. En el 713 se firma el Pacto de Teodomiro donde aparece ya el topónimo de Lurqa, y por el que esta población pasa a integrarse en un territorio autónomo, junto con otras seis ciudades, gobernado por Teodomiro; situación que se mantendrá hasta la muerte de éste y la reorganización del estado musulmán, llevada a cabo por Abb-al-Rahaman II, que convirtió el territorio de Todmir en una demarcación dependiente de Córdoba y así hasta la desmembración del califato con la muerte de Almanzor y la formación de los reinos de Taifas, siendo Lorca uno de ellos. 

En 1224, Alfonso X, hijo de Fernando III el Santo conquistará Lorca, y la ciudad continuará, como en época árabe, su papel de núcleo de una rica comarca agrícola y de importante actividad artesana, pero el carácter de frontera dificultará el desarrollo de la agricultura. Así Lorca va a ser la llave del Reino, pero también la base de partida para incursiones a territorio enemigo. Será la batalla de los Alporchones, en 1452, la que dé fin a los enfrentamientos en la frontera lorquina en el reinado de Juan II, quien diez años antes concedió a Lorca el titulo de noble ciudad
 



El Renacimiento

Concluida la Guerra de Granada y desaparecido el peligro musulmán, la ciudad cambia de fisonomía, se llevaran a cabo reformas urbanísticas, se desarrollará el comercio y la explotación del campo de forma continuada. Las numerosas obras públicas que se efectuaron atrajeron a obreros y canteros de otros lugares, produciéndose una considerable corriente de inmigración que aumento la población hasta los 8000 habitantes. Entre las nuevas construcciones destaca la Colegiata, erigida en 1553, que será el centro religioso de la ciudad, pero también numerosos conventos como los de la Merced, Santo Domingo y San francisco. 



Tiempos difíciles



Palacio de Guevara (Lorca)Con el siglo XVII Lorca se va configurando como una urbe moderna, pero no descuida sus posiciones  defensivas, sobre todo en la costa, ya que el peligro turco y berberisco amenazaba continuamente el litoral, sembrando la desolación y cautivando a los habitantes de la zona. 

Este siglo será testigo de la expulsión de los moriscos, la epidemia de peste, en la que murió la mitad de la población, y las sequías y las plagas de langosta.

Pese a ello a partir de 1660 se inicia un despegue espectacular y asistimos a su recuperación, muestra de ello es la construcción de nuevos edificios entre los que destaca el Palacio de Guevara 


Hacia la Modernidad
 

El siglo XVIII tiene una importancia vital para la ciudad, al ser una de las comarcas favorecidas por el Reformismo Borbónico. Lorca se configura como una ciudad moderna, perdiendo sus caracteres medievales. La población crece, se extiende y se instala en los barrios periféricos de San Cristóbal y San Jose. La muralla desaparece, lo que es indicativo de mayor seguridad. El comercio de la barrilla hace que se instalen en Lorca y en el puerto de Águilas importantes casas de comercio, lo que desarrollará la burocracia y el funcionariado y un buen numero de obras publicas, convirtiéndose la ciudad en refugio de pintores, escultores y grabadores que despliegan en ella su actividad artística 

A comienzos del siglo XIX contará con un modelo socioeconómico que será el de una comunidad preindustrial caracterizada por el predominio del sector primario y el fuerte aumento de la población. Pero el rompimiento del Pantano de Puentes, en 1802, la Guerra de la Independencia y las epidemias de fiebre amarilla, así como las pertinaces sequías, en tiempos de la Regencia de Espartero, trajeron consigo el hambre y la emigración de mas de doce mil personas, además la desaparición del comercio de la barrilla privo a la comarca de uno de sus mas saneados ingresos 

En este siglo el termino municipal de Lorca va a sufrir considerables variaciones, si al comienzo de la centuria engloba los municipios de Águilas, Puerto-Lumbreras y parte del de Mazarrón, al concluir el siglo se configura con la misma extensión que posee en la actualidad 

En 1865 llegara a Lorca la primera maquina de vapor. El ferrocarril Alcantarilla-Lorca inaugurado en 1885 y el Baza-Lorca, cinco años mas tarde, va a suponer la integración de la comarca en el mercado nacional, posibilitando el movimiento de los minerales de los yacimientos litorales y de las minas de azufre y manganeso del interior 

La Restauración lleva aparejada un periodo de prosperidad y de calma política, la ciudad se embellecerá con las glorietas de San Vicente, del Teatro y Colon, con la construcción del Casino Artístico y Literario en 1885, del Teatro Guerra en 1861, de la Plaza de Toros en 1892, etc. . 
 


El Último Siglo

A comienzos de siglo XX la intensa explotación de los yacimientos mineros de la zona litoral va a suponer un relanzamiento de la vida económica de la comarca. La guerra civil, el terrible drama de la España contemporánea, va a traer consigo paradójicamente el inicio de la recuperación demográfica, aunque en las dos décadas siguientes se producirá un estancamiento poblacional como consecuencia de la emigración. Pero en la actualidad este flujo se ha invertido: los curtidos, la alfarería, el cemento y las chacinerías dan a una ciudad eminentemente agrícola y ganadera un tono industrial al que esta adscrito un importante porcentaje de la población. 

El siglo XX ha significado para Lorca, en definitiva, el progreso, el despegue tecnológico el cambio lento y paulatino de las estructuras sociales, la especialización de los sectores productivos, etc. 





Fuente:
Fuente: La Región digital

 

 

 

    

Inicio  Territorio  Municipios  Historia Murcianos ilustres Playas y deporte Arte Gastronomía Fiestas Cultura Artesanías Economía Población Contacto

serviweb servicios informáticos

 

Página web y posicionamiento SEO | Otros trabajos

 Comprar ropa en linea

Reparacion de embragues | Cultura Galicia | Cobranzas | Valuaciones | Bruc Girona | Peritaje médico | Herreria artistica | Césped artificial