Venta online brezo vallas Girona Venta productos peluqueria, belleza y estetica Xpels Venta ropa interior mujer Lintima Uniforme laboral ropa trabajo Global Uniformes Tiendas online Ecommerce ServiWebsi Créditos para su tienda online

 

 Principal

Contacto

Búsquedas en el sitio 

 

 

 

 

 

 


 
Playas

 

 

 

La Manga del Mar Menor

Costa cálida

 

 

 

 

Mar Menor

 

 

El Mar Menor es una laguna costera situada en el SE de la Península Ibérica (37º 38'- 37º 50' N y 0º 41'- 0º 52' W), limita al norte con la provincia de Alicante y al sur con el Cabo de Palos.

 

Su cuenca está delimitada por las sierras de Columbares, Carrascoy, Escalona, Algarrobo y Cartagena y está separado del mar Mediterráneo por La Manga, una barra de 24 km.  de longitud y de anchura variable entre 100 y 1.200 metros.   

 

La superficie es de 135 km. cuadrados y su profundidad máxima es de 7 metros, siendo su profundidad media de 4 metros.

 

 

Mapa del Mar Menor

Los fondos de la laguna son principalmente blandos (87 % fango, 10 % arena, 3 % roca), claramente fangosos en su parte central, más profunda, y arenosos en las partes más someras, principalmente en La Manga. 


El clima es seco y cálido (dominio mediterráneo subdesértico). La temperatura media anual es de 18º C, julio y agosto son los meses más cálidos y enero y febrero los más fríos.

Ver mapa

 

 


Las precipitaciones oscilan alrededor de 300 mm anuales con régimen torrencial y máximos en primavera y sobre todo otoño, los vientos dominantes son del E y SE en los meses cálidos y del SW en los más fríos.


 La salinidad de la laguna varía de 42-47 gr/l, frente a los 36-37 gr/l del mar Mediterráneo y la temperatura del agua de 12ºC en invierno a 30ºC en verano, aunque en las orillas se pueden alcanzar temperaturas más extremas..

 



Historia

La Manga se formó por acumulación de arenas transportadas por las corrientes marinas. Los sedimentos afloraron a la superficie al chocar con formaciones volcánicas y originaron lo que hoy conocemos como Mar Menor. 


En tiempos pasados fue utilizada como factoría pesquera, como lo demuestran los restos de piletas hallados en El Estacio.

 

En los fondos submarinos de La Manga se han encontrado numerosos restos de barcos fenicios, griegos y romanos, que transportaban lingotes de plata, plomo y ánforas con todo tipo de mercancías.

 

La llegada de los árabes supuso la creación de las Encañizadas, método de pesca que aún se utiliza. Por medio de estacas y cañizo, se realizaba la pesca del mújol y de otras especies típicas del Mar Menor.

 

Tras la expulsión de los moriscos, La Manga recibió el asedio de barcos magrebíes que asolaron la costa. Para defenderse de los ataques, el emperador Carlos y su hijo Felipe II mandaron construir tres torres de ahumada en La Manga y una más en Cabo de Palos.

 

Las grandes extensiones de bosques con árboles como pinos, encinas, robles y tejos fueron diezmados progresivamente desde la Edad Media. En el siglo XVIII se acentuó la explotación de leña y matorral en La Manga, aumentando la deforestación por la acción del viento. 

 

 


LA MANGA, UN PARAÍSO ENTRE 2 AGUAS

 



Se trata de una restinga, una barra de arena de 22 km. que cierra el Mar Menor. Esta hermosa lengua de arena tiene una amplitud inferior a los 100 metros en algunas zonas, y su anchura máxima es de 1'5 km. 



Surcada por cuatro golas, que permiten la entrada y salida de agua desde el Mar Menor al Mediterráneo abierto, La Manga está limitada por dos espacios naturales de gran interés: el Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro, al norte, y el espacio protegido de las Salinas de Marchamalo y Las Amoladeras, al sur.

 

La Manga posee 44 km. de playas, existiendo un claro contraste entre las que se encuentran en la ribera del Mar Menor y las de la margen mediterránea.

 

Las playas son limpias, de aguas cristalinas y en muchas de ellas ondean las Banderas Azules otorgadas por la Unión Europea. 

La poca profundidad y la ausencia de oleaje hacen del Mar Menor un lugar idóneo para la práctica de todos los deportes náuticos.  La creación de la Estación Náutica del Mar Menor han incidido en la mejora de la calidad de las instalaciones deportivas que ofrecen un gran abanico de posibilidades para todos los niveles, desde la iniciación hasta el entrenamiento profesional. 

A lo largo de La Manga existen once escuelas de vela que facilitan la práctica de los deportes náuticos sin grandes desplazamientos. 

 


Funcionan, además, en La Manga, cuatro puertos deportivos con todos los servicios necesarios para satisfacer las demandas de los barcos y sus tripulantes. Las tranquilas aguas del Mar Menor constituyen un lugar único para iniciarse en los deportes náuticos.

 

 

La elevada temperatura de sus aguas y la escasa profundidad hacen que el aprendizaje sea mucho más sencillo y seguro que en mar abierto. No obstante, a través del Canal del Estacio, cualquier tipo de embarcación deportiva puede salir del Mar Menor y disfrutar de un agradable día visitando la isla Grosa, el Farallón o las Islas Hormigas.
 

Los aficionados a la natación pueden tener siempre la certeza de contar con aguas tranquilas para la práctica de su deporte favorito. La benignidad del clima asegura la calidez de las aguas. Los vientos predominantes, tan apreciados por los aficionados a la vela, respetan siempre una de las riberas de La Manga, por lo que la existencia de aguas tranquilas está siempre asegurada. Por algo la actriz Esther William, en una visita que realizó al Mar Menor, calificó la laguna como "la mayor piscina del mundo". 


La práctica del buceo se ha extendido enormemente en la zona durante los últimos años. La presencia de yacimientos arqueológicos submarinos, barcos hundidos y numerosos bajos ha convertido el entorno de La Manga y Cabo de Palos en uno de los preferidos por los buceadores españoles. La visita al bajo de Fuera, donde se encuentran restos de barcos hundidos como El Sirio, el Nord-América o el Minerva, ofrece la posibilidad de contemplar la riqueza subacuática de la zona en todo su esplendor. La gran variedad de especies animales y vegetales puede ser perfectamente apreciada gracias a la impresionante visibilidad que presentan las aguas durante todas las épocas del año. 

 


Además de los deportes náuticos, La Manga ofrece grandes posibilidades para la práctica de otros deportes. Hay varios clubes deportivos con pistas de tenis, paddle, squash, go-kart, patinaje, etc. La existencia de un carril especial para bicicletas y la ausencia de pendientes, salvo el Monte Blanco, convierten a La Manga en un lugar privilegiado para la práctica del ciclismo. 


La cercana Sierra de Cartagena, junto al Parque Natural de Calblanque, es un lugar idóneo para la práctica del senderismo y la realización de rutas con bicicletas de montaña. Existe además en las inmediaciones un complejo de primera clase para la práctica del
golf  y otros centros especializados en deportes de riesgo como montañismo, ala delta o paracaidismo. Varios centros hípicos en la zona hacen posible cabalgar por senderos de montaña, olorosos limonares o solitarias playas de fina arena.

 

 



Infraestructura



A lo largo de los 44 kilómetros de playas que ofrece La Manga se levantan distintos tipos de edificaciones, todos ellos caracterizados por su cercanía al mar. 

Bahía de Portman Las personas que acuden a La Manga no tienen que preocuparse por encontrar un alojamiento en primera línea de playa. 

Las oficinas dedicadas a la venta y alquiler de apartamentos, chalets, dúplex y todo tipo de alojamientos permanecen abiertas durante todo el año. 

 

Gracias a la puesta en marcha de la Estación Náutica del Mar Menor, existen paquetes integrados que incluyen el alojamiento y la práctica de los deportes náuticos a unos precios muy interesantes. 



La mayor parte de las viviendas se encuentra en zonas residenciales donde se garantiza el fácil acceso a todos los servicios básicos. 


La Manga ofrece distintas posibilidades en materia de alojamiento adaptable a todos los bolsillos.

En sus primeros kilómetros se encuentran las zonas más pobladas, indicadas para los jóvenes que prefieren estar cerca de los sitios de marcha. 


 


UNA OFERTA RICA Y VARIADA



La Manga presenta una variada oferta comercial, diferenciada por el buen servicio y su carácter internacional. En los últimos años, se han abierto nuevos comercios.  La existencia de una numerosa colonia de británicos y alemanes brinda el acceso a otro tipo de productos que exceden el ámbito mediterráneo.

Uno de los mayores atractivos comerciales es, sin duda, el mercadillo que se celebra todos los domingos en el típico pueblo pesquero de Cabo de Palos.

 

Allí se puede encontrar una gran variedad de frutas y verduras frescas, ropa nueva o de segunda mano, zapatos, miel, artesanía, artículos de regalo, plantas, vajilla y un largo etcétera. Alrededor del centro comercial

 

Las Dunas se aglutinan los distintos puestos con una animación y un colorido que pervive durante todas las épocas del año. 

En La Manga no hay dificultad para encontrar pan fresco artesano o auténticos helados caseros. Además, la gran cantidad de supermercados hace más cómoda la compra diaria. Existen muchos comercios que surten de repuestos y facilitan todo tipo de reparaciones. Junto a ellos, tiendas de informática, electrónica, librerías...

 

No podía faltar una importante representación de comecios dedicados a la náutica, donde es posible adquirir cualquier tipo de embarcación o solucionar una avería inesperada. 

 



UNA RICA GASTRONOMÍA

 

 


 Como en el resto del Mar Menor, La Manga es un centro reconocido por la calidad de su paella gastronomía. La mayor parte de los establecimientos están especializados en cocina mediterránea, con gran variedad de arroces y pescados frescos. El Caldero, el plato más famoso del Mar Menor, tuvo su origen en La Manga.

 

Entre sus dunas, los pescadores de la zona inventaron este sabroso arroz cocinado con ñoras, ajos y pescados de roca.

Entre los pescados, destaca la dorada y el mújol, preparados a la sal o a la brasa. Las bandejas de pescado frito no pueden faltar como elemento importante de la gastronomía del Mar Menor. La calidad de la fruta, las verduras y hortalizas de la huerta murciana prestan un saludable toque de color a todos los platos.

 

El mojete murciano, el zarangollo, los michirones, los guisantes o las habas con jamón son algunas de las delicias de las que se pueden disfrutar en la zona. También se preparan excelentes platos de carne, destacando el conejo y el pollo preparados con el tradicional guiso "al ajo cabañil".

La agricultura del Mar Menor ha experimentado un espectacular desarrollo en los últimos años. De la producción de cereales, almendras, higos, melones, tomates y pimientos se ha pasado a una variedad sin límites, debido a la extensión de las zonas de regadío con el trasvase Tajo-Segura. En la actualidad proliferan toda clase de hortalizas, como el calabacín, las berenjenas, el apio o el pepino. Como tapas, se pueden degustar muchas especialidades de la zona: mojama, bonito salado, atún de hijada con habas crudas y los famosos langostinos del Mar Menor. Entre los embutidos destacan la morcilla, el morcón y la longaniza seca. Los caldos de Jumilla son un inmejorable acompañamiento para estos platos siempre que se imponga la moderación, ya que la alta graduación de estos vinos (entre 14 y 16 grados) no hace aconsejables los excesos. 

La Manga ofrece además una amplia representación de cocina internacional. Existen buenos restaurantes alemanes, belgas, húngaros, checoslovacos, mexicanos y chinos que, sin duda, constituyen uno de los principales atractivos gastronómicos de la zona.

 



ARTE Y NATURALEZA A UN PASO

 

Junto a las dieciséis playas de La Manga y las calas de Cabo de Palos, el enclave ofrece otras muchas posibilidades para el ocio. Existen muchos espacios de interés histórico y paisajístico a lo largo de esta estrecha franja de arena. Además, desde La Manga se pueden también realizar interesantes excursiones de un día a otros lugares de la Región de Murcia.



Faro del Cabo de PalosEn La Manga se encuentra el poblado de Las Amoladeras, cuya existencia data del Neolítico, donde la Comunidad Autónoma prevé construir un parque cultural reproduciendo las típicas cabañas de paja y adobe. Restos de murallas griegas pueden contemplarse todavía en las inmediaciones de la Cala del Pino.

 

Edificios emblemáticos de la zona son el Faro de Cabo de Palos, impresionante construcción de 1865, y el pequeño Faro del Estacio, que custodia la entrada al único canal navegable del Mar Menor.

Los amantes de los humedales encontrarán dos zonas de enorme interés, las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar, al norte de La Manga, y las Salinas de Marchamalo, al sur. Contemplar el atardecer desde las salinas constituye todo un privilegio.

 

La transparencia del aire y la diversidad de colores se suman a la belleza de las aves migratorias que pueblan las balsas. Flamencos, avocetas, cigüeñuelas, garzas y patos son habitantes comunes de estos lugares.

Al final de La Manga se encuentra la zona conocida como Veneciola donde termina la carretera. La soledad de sus playas lo convierten en un lugar muy recomendable para los que buscan un baño tranquilo en plena comunión con la naturaleza.

 

Allí se encuentran las antiguas construcciones de La Encañizada, arte de pesca tradicional en la zona, y aún puede contemplarse las cañas que servían para apresar el mújol y otras especies típicas del Mar Menor.

Una ruta muy interesante, para realizar a pie o en bicicleta de montaña, es la que parte desde Cala Reona, en Cabo de Palos, hasta Calblanque. Las impresionantes vistas que se contemplan desde la Punta de los Saleros a Punta Espada aseguran un recorrido de elevado interés paisajístico.

 

El sendero está sembrado de antiguos pozos de minas, de profundidad sobrecogedora, debidamente señalizados. La vegetación está compuesta por palmitos y plantas aromáticas como la lavanda, el tomillo y el espliego. Al final del recorrido se aprecia la belleza de las playas de Calblanque que permanecen ajenas a la actividad turística, sin edificaciones y rodeadas de montañas. 

Desde La Manga es fácil desplazarse por autovía hasta Cartagena o Murcia. Una visita a sus museos o un paseo por sus calles son rutas obligadas para los aficionados a la Historia y el Arte.

 

La ciudad monumental de Lorca ofrece al visitante la posibilidad de viajar al pasado. Los paisajes de montaña, los castillos y las bellas casonas jalonan el recorrido por la Ruta del Noroeste que se extiende por los municipios de Mula, Bullas, Cehegin, Caravaca y Moratalla.

 

La Ruta de la Seda o la visita a las instalaciones balneoterápicas de Archena y Fortuna abren nuevas posibilidades para los que deseen alternar la estancia en la playa con la realización de otro tipo de actividades en zonas del interior.

 


Hoteles

 


Los establecimientos hoteleros de La Manga presentan la enorme ventaja de estar situados en un entorno único. No sólo están en primera línea de playa, sino en medio de dos mares. Desde sus habitaciones, se contempla una inmejorable vista de toda la lengua de arena y son lugares privilegiados para disfrutar de una puesta de sol sobre el Mar Menor o una salida de luna desde el mar Mediterráneo. 

Punta CaleraEn La Manga existen varios establecimientos de cuatro y cinco estrellas que disponen de amplias salas aptas para la celebración de congresos y convenciones. Además de ofrecer todo tipo de comodidades, su mera localización en este enclave les convierte en lugares idóneos para la tranquilidad y el descanso. 

Algunos hoteles albergan en su interior escuelas de vela, donde es posible alquilar diferentes tipos de barcos, tablas de wind-surf o realizar actividades subacuáticas.

 

La transparencia de las aguas y la posibilidad de elegir en qué mar deseamos sumergirnos son alicientes añadidos. La alternancia de los vientos predominantes de la zona, Levante (Noreste) y Lebeche (Suroeste), hace que siempre sea posible encontrar un lugar tranquilo y recogido para el baño, aún en los días más ventosos.

Otros establecimientos cuentan con centros de salud que realizan tratamientos con lodos higienizados, bajo la supervisión de profesionales sanitarios. Según estudios realizados por la Universidad de Murcia, estos lodos del Mar Menor son muy ricos en minerales y poseen un gran valor terapéutico. Estimulan la cicatrización de heridas, mejoran las afecciones de piel y garganta, sirven como activadores del sistema sanguíneo y como anti-inflamatorio recomendado en casos de reumatismo, artritis, gota, tendinitis y rehabilitaciones tras fractura de huesos. En el interior del centro de salud se dispone también de salas de hidromasaje, yacuzzi, sauna y piscina climatizada. 

El clima y las características únicas del Mar Menor convierten la estancia en cualquier hotel de La Manga en una inyección de salud de la que pueden beneficiarse los visitantes durante todas las épocas del año.


 

Fuente de información: CARM (Com. Autónoma de la Región de Murcia); Murcia Turística, lamangaweb.com, Ministerio de Turismo de España

 

 

 

Ver: Municipios

 

 

 

 

 

 

    

Inicio  Territorio  Municipios  Historia Murcianos ilustres Playas y deporte Arte Gastronomía Fiestas Cultura Artesanías Economía Población Contacto

serviweb servicios informáticos

 

Página web y posicionamiento SEO | Otros trabajos

 Comprar ropa en linea